Wednesday, December 20, 2006

no me dejaron entrar

La noche era joven y decidi tomar rumbo a un club local del barrio, me raspe mi calva y afeite mi bigote dejando la cara con una barba que en vez de dominicano parecia un prisionero de Guantanamo. La pregunta; que me pongo? buscando entre mis sucios t-shirts encontre uno de Hector Lavoe, los combine con unos tenis Converse rojos y unos pantalones cargos marrones con 24 bolsillos que no necesitaban correa, no se me podia olvidar el ID y el clip con $40.00 dolares para pasar una noche maravillosa en un club de mi barrio con musica latina y una que otra bachatica de Joe Veras que me encanta. Como el club era cerca desmonte la bicicleta de la cocina y arranque a pachangear con una felicidad a flor de labio roto.
llegue en menos de 8 minutos y descaradamente le quite la rueda delantera a la bici y la amarre del poste que estaba justo al frente ante la mirada despavorida del portero como pensando "este arabe no viene para aca" de inmediato comezo mi travesia noctambula. En la larga fila todos los "partygoers" estaban cambiados como si se trataba de una fiesta de gala, con zapatos lustradissimos y camisas almidonadas, no se como podian, si el calor te hacia sudar de inmediato. "Aqui no se puede entrar en tenis ni en T-shirts". trate de convencerlo pero fue en vano, el hombre me ordeno abandonar la puerta del establecimiento sin ninguna esperanza de poder entrar. desamarre la bici y me fui a otro lugar cerca, con las mismas caracteristicas, pero en este me trataron peor y antes de desmontarme el fornido portero me grito "aca no dejan entrar en tenis ni en t-shirts".

mi figura semiesqueletica encima de una bicicleta contrastaba con los carros de de lujos y las SUV's que se aproximaban al parqueo. decidi irme a otro lugar, al llegar la puerta estaba repleta de gente que queria entrar,con luces de neones te preguntaban por una tal "guest list" , que la entrada despues de las 12 eran a 25 dollares solo con el Dj. te apuesto que mi I Pod tocaba mejor musica, arranque en mi bicicleta hacia el ultimo lugar para encontrarme que lo habian cerrado hacia dos semanas por trifulca. la noche todavia era joven y yo con los bolsillos llenos de dinero ($40.00 dollares) me fui a uno que esta frente al rio, precioso, con vista al puente y gratis, sorprendido que de la ver como me dejaron entrar con todo y bicicleta, el lugar lleno de ninas lindas me invitaba a quedarme, me sente en una silla y llame a la waitress para ordenar una CocaCola con ron, me pidio la identificacion para luego decirme que tenia que ordenar una botella completa que costaba 135 dollares. me levante de la silla despavorido y arranque en mi vehiculo. para este tiempo la noche no era tan joven, y mi pinta no estab de acorde con la que exigian en este barrio, mi dinero no alcanzaba y yo estaba frustrado. decidi irme a casa y no volver a andar en este barrio que para salir debes aparentar que tienes mucho dinero

6 comments:

Holly said...

Nice! Didn't know you could write so well.
And, may I suggest that the next time you are frustrated with those stupid door policies and by-the-bottle clubs you seek out those simple pleasures life has to offer.

milton said...

Henry que gusto leerte...das muestra de ser un enorme conocedor de tus vivencias culturales...cuanto sabor a Quisqueya en tus crónicas,que derroche de armonia en los aspectos emocionales de las circunstancias de tus escritos...cuanto nos agrada conocerte.

Luciano(El Guerry)-Milton(El Campesino)

Anonymous said...

Despues de leer tu autenticas y descriptibles historias, tengo con mucho dolor admitir y reconocer que el barrio ha cambiado. ya es muy dificil conseguir un sitio decente donde acepten la realidad humana. Conseguir un lugar donde seamos autenticos, reales y no postisos. Debemos continuar en la constante busqueda de soluciones y alternativas para luchar con esta triste y falsa realidad. Esto no fue por lo que luchamos.

Sigo siguiendo tus historias y peripecias de nuestros barrios.

Baakanit said...

Por qué será que en nuestras discotecas y bares encontramos a los dueños y administradores más come mierdas de nueva york?

Tu va a los sitios de los blanquitos y hasta en pantalones cortos te dejan entrar.

Duele cuando lo rebotan a uno.

Eso de comprar botellas para sentarse es lo más absurdo y elitista que pueda pasar en nueva york.

Guido Gil Buonpensiere said...

Si eso te pasó allá que será de nosotros los que para salir acá en RD, debemos comernos la M de un portero que no se ha leido ni el 1% de los libros que nosotros, que trabaja menos que nosotros y en consecuencia es menos educados que nosotros...

Eso de que describes, es el pan nuestro de cada día...

Yo por mi parte adopté como mía todos los barcitos de la ZONA COLONIAL donde Sabina y Fito son la regla, Silvio es el portero y un simple apretón de manos te abre la puerta y te lleva hasta la barra...

Guido

henry said...

a mi matame con un barsito de la a. noel. que tiene la pared con firmas en lapiz y el bano se estta callendo, ahi te dejan antrar hasta sin camisa..aca hay unos bares que son baratos, la musica es fascinante y las mujeres por doquier, nada de carmin ni pintalabio..